Falsos seguidores en las redes sociales

La popularidad en las redes sociales es valorada y buscada por muchos jóvenes y profesionales, que ven en los medios digitales la posibilidad de crear una audiencia, tener seguidores que lean sus contenidos e interactúen con ellos. Un “me gusta” en una foto de Instagram, cientos de retuits en la red de Twitter; interacciones en Facebook con familiares o amigos y miles de vistas en los canales de YouTube… Muchos están dispuestos a trabajar en ello y a hacer de la presencia en redes sociales, un oficio y una forma de ganarse la vida.

Muchos se preguntarán ¿Qué tan reales son los seguidores de una cuenta en particular? No hace falta ser un experto para darse cuenta de que una persona obtiene sólo 150 “me gusta” en Instagram y tiene un poco más de 250.000 seguidores en esa red social. Los números no parecen coincidir y por ello, muchos se cuestionan la veracidad de esos seguidores ¿Son humanos? o la persona compra seguidores para alimentar sus redes sociales de interacciones que son realizadas automáticamente por bots o cuentas falsas.

En Internet se pueden comprar seguidores con una muy baja inversión de dinero (casi un centavo de dólar por cada seguidor). Muchos emplean esta forma de ganar popularidad instantánea. personas famosas o no, que desean abultar sus cuentas en las redes de forma ficticia.

Twitter tiene casi 50 millones de usuarios de los cuales un 15% son cuentas generadas automáticamente. Conocidas como “Bots”, tienen como objetivo, hacer que un tema se transforme en tendencia o generar una matriz de opinión. No son cuentas de humanos y utilizan fotos de personas reales, cometiendo el delito de usurpación de identidad.

Una cuenta con una foto de una mujer rusa y que tuitea en español acerca de política latinoamericana, no suena muy convincente, pero sucede y mucho. Una popularidad basada en la mentira, temas y comentarios hechos de forma automática, le quitan credibilidad a las redes sociales como Twitter.

Leave a Reply

Your email address will not be published.